José González

Bracero Oral History Project
Date: February 11, 2008
Interviewee: José González
Location: Greeley, Colorado
Interviewer: Dr. Priscilla Falcón

Priscilla Falcón interviewing José González

Photo by Michael Soloway

The interview with José González

PF: Buenos días, José.

JG: Buenos días.

PF: Vamos a hablar hoy un poquito del programa de los braceros y ¿me puedes decir dónde y cuándo nació Ud? ¿En qué estado?

JG: Yo nació en México en el estado Jalisco.

PF: ¿Jalisco?

JG: El 21 de junio 1944.

PF: Hábleme de su familia y el lugar donde nació; ¿era pueblo chiquito, rancho?

JG: Es un pueblo casi como Greeley.

PF: Mmhmm.

JG: Patitlán, Jalisco.

PF: ¿Y dónde queda eso? En media de Jalisco, o . . .

JG: Casi en medio del estado, un poquito cerquita de Guadalajara.

PF: ¿Y el nombre es indígeno?

JG: A lo mejor, sí.

PF: ¿Y a qué se dedicaba sus padres?

JG: Ellos eran campesinos.

PF: ¿Proviene Ud. de una familia grande?

JG: Sí.

PF: ¿Y cuántos hermanas o hermanos tenía Ud.?

JG: En total éramos trece. Siete hermanos y seis hermanas.

PF: ¿Dónde vivían sus hermanos . . . o dónde viven sus hermanos y . . . hermanas ahorita? ¿En este tiempo?

JG: Uh . . . casi todos están en Estados Unidos.

PF: Okay.

JG: Aquí en Greeley hay . . . habemos como cuatro hermanos y, uh, tres hermanas y otras dos en Oklahoma, otras dos hermanas.

PF: Y los hermanos que tiene Ud., ¿algunos de ellos eran braceros en un tiempo?

JG: Uno.

PF: Y ¿él vive aquí en Greeley?

JG: Él vive aquí en Greeley.

PF: Hábleme de cuando fue a la escuela; ¿qué se acuerda de eso, de ese tiempo?

JG: ¿De que yo fue a la escuela?

PF: Sí.

JG: Pues yo fue en México a la escuela no más estuve hasta . . . segundo año y empezando en tercer año que ya había entrada, ya no pude ir a la escuela porque necesité trabajar.

PF: Sí, ¿para ayudar a su familia?

JG: Para ayudar a mis padres.

PF: ¿A sus padres? Así. ¿Cuántos años, uh, fue Ud. a la escuela? Como ya los me dijo, ¿verdad?

JG: Como dos.

PF: ¿Como dos? ¿Cuántos años tenía cuando empezó a trabajar?

JG: Pues cuando lo empecé a ayudar a mi padre era una edad muy, las siete años, seis años, chicos, trabajaban.

PF: Y ¿qué hacía? ¿Qué trabajo hacía su papa?

JG: Eh, nosotros le ayudábamaos a quitar hierbas, y, uh, lo que podíamos.

PF: Lo que hacer. Cuénteme de su primer trabajo.

JG: Eh, ¿aquí en Estados Unidos, o en México?

PF: Sí, aquí, uh, en México.

JG: Por se eso, pues,

PF: ¿Y luego aquí en Estados Unidos?

JG: Y luego cuando vine para acá me tocó trabajar en el tomate.

PF: Mmhmm. Y ¿era del programa de bracero?

JG: Eso del programa de bracero.

PF: Okay. ¿Cómo llegaron al programa de bracero en México?

JG: Bueno, había una . . . los rancheros de Boradé, Sonora, del estado Sonora, ellos le proponen a uno que trabaja y luego trabajaron unas tres semanas, y le daban una carta y con esa carta nos dejaban pasar para acá a trabajar. Y de ese modo yo vine.

PF: Y ¿dónde vivía Ud. en ese tiempo? En Sonora o . . . vivió allí un poco tiempo en . . .

JG: No, nada más los días que trabajábamos.

PF: Y, ¿qué tipo de trabajo tenían en el . . . en aquel entonces?

JG: Pizcábamos algodón.

PF: Y, por, ¿cómo lo hicían? ¿En saco, o . . .

JG: Sí, en saco. Usaba una bolsa de plástico nos daban a pizcarlo a mano.

PF: Mmhmm. ¿Estaba casado en este tiempo?

JG: No.

PF: ¿Por qué decidió ir a los Estados Unidos?

JG: Pos, a veces ganaban más dinero para ayudarles a mis padres, que éramos una familia muy grande, y uh, necesitábamos más ingresos.

PF: Describe el proceso de contratación. ¿Cómo fue eso?

JG: Bueno. Cuando este patron que le ayudamos a trabajar en Sonora nos da una carta, nos mandan a un pueblito que se llaman Val de Sonora. Y allí era un lugar donde se contrataban; allí estaban los americanos y los mexicanos juntos. Pasaban una, un examen, uno, un físico. Les estaban viendo, ya les daban los papeles para que se viniera hacia al . . . a Estado Unidos.

PF: Y ¿cuánto costaba el examen, o cómo hacían esto?

JG: No, no, nada.

PF: Okay. ¿Qué les dijeron los autoridades, sean mexicanos o norteamericanos: qué podía esperar de su trabajo aquí en Estados Unidos? ¿Les decían algo, o no?

JG: Mm, un poco, pero que era durito el trabajo.

PF: ¿Les informaron de los salarios y los alimentos y todo eso?

JG: Ese . . . no decíamos a nosotros nada. Llegábamos a trabajar y solo el día de pago nos daban el cheque. Y de allí nos rebajaron dinero para la comida, y si estábamos enfermos pos también llevaron al doctor.

PF: Entonces, ¿ellos compraban la comida y todo eso? Un poco?

JG: Sí, todo compraban ellos.

PF: Okay. ¿De qué forma viajó Ud. del lugar del reclutamiento o centro de recepción en Estados Unidos? ¿Cómo llegaron? ¿En qué forma?

JG: En esa primera ocasión que yo vine, nos echaron en transporte; fue un tren carguero. Tenía parte de, del tren era pasajero, pero éramos tanto cinco mil personas que no cupimos y nos echaron en el tren carguero.

PF: y, ¿qué es, para nosotros, qué es carguero? ¿Qué es decir eso?

JG: Un tren que carga materiales.

PF: Y, ¿cuánto largo era el viaje?

JG: Eh, más o menos como . . . como unas quince, dieciseis horas.

PF: Y, ¿se paraba, o no?

JG: Alguna vez.

PF: Y, ¿dónde cruzó la frontera?

Photo of José González

Photo by Michael Soloway

José Gonzá

JG: En, uh, Caléxico.

PF: Caléxico. Y ¿qué pasó cuando estuvo en el centro de recepción, y dónde . . . y cómo se llamaba el centro de recepción?

JG: Allí se llamaba a ese lugar el centro. Era donde allí agarraba uno un contratos, y ya la llevaban a ir donde iba a trabajar.

PF: Y, ¿cómo estaba el centro? ¿Era un cuarto grande, o cómo se veía?

JG: Era un lugar muy grande porque así como entrábamos nosotros entramos ese día unos cinco mil, había mucha gente saliendo de Estados Unidos para México y era un . . . una . . . un edificio . . . grande bastante.

PF: Y, ¿qué tuvo que hacer para obtener su permiso de trabajo para venir a Estados Unidos?

JG: No más trabajar en México, pizcando algodón.

PF: Okay. ¿Tuvo algún opción para escoger entre el tipo de trabajo? ¿Cuando llegaste aquí?

JG: No, no había.

PF: Em, ¿qué sucedió después de que Ud. recibió su permiso de trabajo?

JG: Luego nos, uh, nos mandaron en un camion pasajero, uh, al lugar donde íbamos, que a mí me tocó ir directo a San Diego.

PF: ¿San Diego, California?

JG: Eh, del centro a San Diego.

PF: ¿Cuántos años trabajó Ud. oficalmente como bracero en Estados Unidos?

JG: Vuelve, yo vine tres años.

PF: Y, ¿para el mismo lugar? O, ¿cómo?

JG: No, el primero fue al centro hasta San Diego en medio de los Oceanside. El Segundo fui a cercas a Sacramento y el tercero estuve en, em, Indio, y estuve en el Valle Imperial.

PF: Y, ¿todos esos lugares son . . . están en California?

JG: Todos están en California.

PF: Hábleme del lugar donde Ud. trabajó lo más tiempo.

JG: Fue en ese, el medio de Oceanside, y San Diego. Trabajé como intermedio de cercas al año.

PF: Y, ¿qué tipo de trabajo? ¿Qué hacía?

JG: Uh, cortar tomates. Pizcar tomates y luego pollar las plantas de tomate con las tijeras.

PF: ¿Me puedes hablar de los otros trabajos que tenía cuando era bracero?

JG: Sí, en Sacramento también fui a pizcar tomate.

PF: Uh-huh.

JG: Allá no más era pizcar, no era rator; y en Indio pizcando dates y en el Valle Imperial desaijando lechuga y cortar lechuga. . .

PF: Mmhmm.

JG: . . . betabel.

PF: Y, ¿cuántos braceros piensas que estaban trabajando con Ud. en este tiempo en . . . en los lugares?

JG: En el primer año habíamos cuarento y cinco en el grupo nosotros. Y en el segundo año éramos casi los mismos, un grupo; en este tiempo le decían cuadrillas.

PF: Y, ¿venían del mismo lugar en México, o no?

JG: No, de diferentes estados.

PF: ¿Saben Uds. si los patrones contrataban a mexicanos que no estaban en el programa de los braceros?

JG: No.

PF: ¿No? Okay. ¿Tenía Ud. mucho contacto con sus patrones o con la familia de su patron?

JG: No, no más con el patron.

PF: ¿Cómo lo trabajaba?

JG: ¿Cómo, cuánto ganaba, o . . . ?

PF: Sí.

JG: En ese tiempo la primera vez ganaba unos sesenta y cinco centavos la hora. Trabajaba un promedio, entre diez y doce horas diarias.

PF: Y, ¿cuánto, y luego, cómo lo pagaban? ¿Por mes, quincena?

JG: Por quincena.

PF: ¿Alguna vez fueron autoridades mexicanos al lugar donde estaban Uds.?

JG: ¿Mexicanos? No.

PF: Sí; ¿para revisar las, lo que estaba pasando? JG:No, no.

PF: Okay. ¿Cómo se comunicaba con su familia en México? ¿Por carta, por teléfono?

JG: Por cartas. PF ¿Por carta? Okay. Um, entonces, las condiciones en que vivían, ¿cuántos días trabajaban por la semana?

JG: Uh, trabajábamos casi, casi diario, los siete días.

PF: Casi siete . . . y entonces, ¿cuántas horas por día?

JG: Diez, doce horas; según el tiempo.

PF: ¿Me puedes describir un día normal de trabajo? ¿Lo que hacía cuando se levantaba hasta . . . ?

JG: Oh, pues, la primera cosa levantarnos a hacer el lonche que nos daban por llevar, y trabajar no más llegar al field donde íbamos. Empezar cuando ya veía que salió el sol. Y agarrar los treinta minutos de lonche a las doce. Y seguir trabajando hasta que ya no se viera. Es todo lo que hacía.

PF: Hábleme de los alimentos. ¿Qué comían? Si Ud. acuerda.

JG: Oh, en ese tiempo se usaba mucho la avena.

PF: Mmhmm.

JG: Y arroz. De, en del desayuno pos, casi igual . . . unos blanquillos y frijoles.

PF: ¿Tenían que pagar por la comida?

JG: Sí, pero ya nos descontaban en el cheque cuando nos pagaban.

PF: Y, ¿cómo estaba en la vivienda? ¿Chiquita? ¿Grande?

JG: Pos, reducido todo porque éramos mucha la gente, pero estaba más o menos bien.

PF: Más o menos. ¿Había baños allí?

JG: Sí, que tenían baños.

PF: ¿Cómo hacía para lavar su ropa? Todos, o Ud. también.

JG: La lavábamos a mano allí en un lavadero de esos, de lamina que ya asistías.

PF: Y, ¿dónde compraban sus artículos personales como jabón, y todo esos? ¿Ropa que necesitaban?

JG: Donde yo estuve, siempre había tiendas cerquitas que podíamos ir andando.

PF: Y luego, un poquito del salario. ¿Cuánto le pagaban? Otra vez, ya me dijiste, pero otra vez.

JG: Sesenta y cinco centavos por hora.

PF: Okay. ¿Cada cuánto le pagaban?

JG: Cada dos semanas.

PF: ¿Qué hacía con el dinero Ud?

JG: Lo mandaba a mis padres en México.

PF: Y, ¿cómo lo mandaba?

JG: Mandábamos unas cartas registradas.

PF: ¿En ese tiempo había Western Union?

JG: No.

PF: ¿No? Uh, ¿Todos los braceros ganaban igual?

JG: Sí.

PF: Okay. ¿Alguna vez había problema con, para recibir el pago?

JG: No; yo nunca tuve problema.

PF: ¿Siempre recibió el pago correcto?

JG: Sí.

PF: ¿Sí? Okay. ¿Alguna vez tuvo algun problema en el trabajo Ud?

JG: No.

PF: ¿No? ¿Cuáles eran las quejas más comunes  comida, hospedad, patrones, salaries  que tenían los braceros? J|G: Pos, la como que era, no podíamos decir nada. Teníamos que aguantar como, como nos decían, y era todo.

PF: ¿Qué podía a hacer si no le gustaba el trabajo?

JG: Tenía que seguir trabajando.

PF: En los pasatiempos, ¿qué hacía el día, el día, o los días de descanso?

JG: En vez que nos daban un día del descanso pues no más estar allí en la casa. Traer un pedazo de carne asada allí.

PF: ¿Era libre de ir y venir de un lugar al otro como deseaba?

JG: Sí.

PF: ¿Sí? ¿Qué hacía Ud. y sus compañeros para divertirse?

JG: Pos, casi nada . . . dormir.

PF: ¿Dormir, verdad, para descansar? ¿Tenían radio?

JG: Sí, ya en ese tiempo ya segura. Se empezaba a poder comprar radio.

PF: ¿Había alguna estación de radio en español?

JG: No más podíamos agarrar una que había en Hermosilla, Sonora.

PF: Mmhmm. ¿Dónde se encontraba el pueblo más cercano?

JG: Nosotros teníamos en el lugar que yo viví del pueblo más cercano no estaba lejos, a la, unas tres, cuatro millas.

PF: ¿Y había una iglesia cerca del trabajo?

JG: Nunca ha supido.

PF: ¿Alguna vez fue a vacación a México, a visitar a su familia?

JG: No, no se podía.

PF: ¿Podían celebraron, uh, celebrar días festivas mexicanos, como la Semana Santa, Navidad, dieciseis de septiembre, en los campos braceros?

JG: Nada.

PF: La vida después del trabajar como bracero: ¿regresó Ud. a México cuando terminó el contrato de trabajar?

Photo of José González

Photo by Michael Soloway

Experiences of a Bracero

JG: Sí, vino.

PF: ¿Le facilitó su patron transporte para regresar a México, o cómo llegaste?

JG: Eh, el gobierno de aquí nos ayudaba con un poquito para el pasaje para regresar a México. Un poco.

PF: Mmhmm. Después de terminar su contrato del trabajo, ¿era difícil regresar al Estados Unidos?

JG: Oh, bueno, sí había todavía medio programa, era en veces fácil, en veces difícil.

PF: Mmhmm. ¿Se hizo ciudadano de Estados Unidos Ud?

JG: Sí.

PF: ¿Sí? ¿Y cuándo?

JG: Hace como unos tres años, cuatro.

PF: Y ¿me puedes hablar un poquito de su vida después de ser bracero y la nueva vida después de ser ciudadano?

JG: Bueno, cambió mucho mi vida, pues, ah, cuando yo fui residente primero . . .

PF: Mmhmm.

JG: . . . Ya, yo podía trabajar donde yo quería, cambió la vida mucho para mí. Y yo ya que soy ciudadano, casi igual que cuando era residente.

PF: Y, ¿cuántos de familia tiene Ud?

JG: Nueve. :

PF: ¿Nueve? Y, ¿cuántas se han graduados del high school, del secundario?

JG: Casi todos.

PF: Y, ¿hay unos que se han graduado de la universsidad?

JG: Sí, sí hay.

PF: Uh, en estas cuatro preguntas, número uno: ¿Qué significa el término “bracero” para Ud?

JG: Pos, se acabó ese programa . . .

PF: Mmhmm.

JG: . . . y movieron toda la gente para México, ya no hubo más braceros.

PF: ¿Cómo se siente Ud. de lo que, lo llaman el programa de braceros?

JG: Pos, no me afecta a mí mucho, pero el nombre no es legal.

PF: Mmhmm. En término general, ¿sus recuerdos de trabajo como bracero son positivos o negativos?

JG: Eh, positivos.

PF: Mmhmm. ¿El haber sido bracero cambió su vida de alguna manera?

JG: Un poco me ayudó.

PF: Y eso es todo de la entrevista. Si querías hacer otro comentario en este tiempo, ¿o no?

JG: No pos, uh, ya todo depende de Ud., lo que quiera hacer si quiera algo, una cosa, si no, está bien. Allí que le hace.

PF: Entonces yo quiero hacer una otra pregunta: Uh, su hermano fue bracero?

JG: Mmhmm.

PF: Entonces, la pregunta es, si Ud. y su hermano eran braceros en el mismo lugar; ¿trabajaban juntos, o no?

JG: No.

PF: ¿No?

JG: No, no.

PF: ¿Él fue a otro lugar?

JG: Él fue a otro lugar. El vino la primera vez a pizcar algodón a Tejas.

PF: Oh, él fue a Tejas, Ud. a California. Y, ¿cómo estaba para él?

JG: ¿José? Contento (indecipherable) todo el piso era el poquito tiempo . . .

PF: Oh, no, no, no, era mucho.

JG: En ese tiempo nosotros viviéramos en estas que le dicen que es el nombre “barracks”; estos estado yo puedo ver que puedo decir cuál es la casa de aquella gente que vino a trabajar. No más al verlo. Es un . . . buildings casi como garages. . .

PF: Mmhmm.

JG: . . . con muchas ventanas.

PF: Mmhmm.

JG: De allí venían y lo metían a uno, pero allá con nosotros yo estuve en el centro en un campo que habíamos cinco mil personas. Eso fue lo más duro para mí.

PF: Mmhmm. Y, ¿todos estaban allí?

JG: Mmm, teníamos que desayunar en un promedio de, o sea . . . estábamos dormido, me acuerdo que llegaba un negro con un martillo. Estas espacios que nosotros teníamos para dormir eran las camitas, eran poco más ancho que esto, que es la mesa. Una, otra, otra, otra. Y en veces, arriba, otra, otra, otra. En veces, lo más abajo.

PF: Mmhmm.

JG: Pero estaba dividido si el cuarto aquí tenía otra persona, ¿verdad? Y allá otra. Entonces había otra división aquí en medio, una tabla.

PF: Uno así.

JG: Fue (unintelligible) Para no ver si uno cuando estaba dormido y en veces, nada. En veces esta cama en vez de aquella. Y este hombre llegado le sonaba con el martillo: ¡lonche! Dice como en ese campo que habíamos cinco mil hacían eso, no más y nos sacaban, a todos teníamos que de darse (unintelligible) de la mañana a las siete, teníamos que de . . . todos desayunar, a las siete se cerrada el comedor y luego en, eh, en este negro que pasaba si alguien no se levantaba, iba la vuelta y le . . . Y le volvió a su (unintelligible) casi no levantarlo mucho . . . Tenía aquí, y les daban una ficha, y sin esa ficha no lo dejaban entrar al comedor; pero a veces se llegaba gente así, gente lista, ¿verdad? De los que tenían papeles que eran ya migradas, conocidos, y me decían: “préstame la ficha.” Y yo se los prestaba. Y iban y comían y salían entre ellos. Porque ellos quería no tenían suficiente trabajo, ¿verdad?

PF: Mmhmm.

JG: Y ese fue en un campo de los terribles allí en el centro y en otro lugar yo estuve el bien a gusto porque yo era muy metiche. Yo me metía ayudar en la, como la primera vez, el cocinero, había un cocinero, que se nos hacía comida en la mañana a ese grupo de nosotros cuarenta y cinco, y luego Ud. tenía que hacer para llevar para comer a mediodía allá.

PF: Mmhmm.

JG: Entonces yo le ayudaba a él a muchas cosas, de allí y él me arreglaba mi lonche, y me daba mejor que los demás. En la tarde conmigo venía, iba derecho a ayudarle a cuando acababan de cenar, a limpiar. Y también me llevaba a la tienda cuando él iba a traer algo a la cocina, me decía “Vente, vente, José; vamos”, y tenía su carro, en una ocasión nos llevó a su tierra; él era de Baja California . . .

PF: Mmhmm.

JG: . . . gachanillo. Él dice, nos llevó, me llevó a mi, para la, un fin de semana. Estábamos cerquita de Tijuana.

PF: Sí, estén cerquita, ¿verdad?

JG: Yeah, cerquitas. Y ese modo y donde quiera pues si necesita hacer uno lucha, ¿verdad? Cuando anduve en el Valle Imperial allí, en ese campo estábamos sin comida. Nosotros nos llevábamos comida, ellos nos llevaban. Nosotros éramos una cuadrilla lechuguera, que cortábamos lechuga. Las hierbas como uno había corta lechuga. Entonces, no (unintelligible) A las once llegaba una camioneta, una pickup, casi como era que ésta allá afuera.

PF: Mmhmm.

JG: Nos daban mucho, este frijol con carne molida.

PF: Mmhmm.

JG: Nos daban y estaba bien. Y luego el señor, ese me mandaba a mí y a otros dos amigos: “Para allá; abren las ollas y componen todos.” Y luego trae a la gente cuando era la hora. Ya nosotros estábamos comiendo (unintelligible) teníamos todo, y llegaban, le echaban una cucharada cada quien.

PF: Mmhmm.

JG: Y en su plato arroz le echaban; tortillas, comíamos, y eso era todos los días. Pero nos llevaban en alguna parte, ellos llevábamos comida cuando estuvimos en Sacramento, también en el Des Moines. El señor, la familia de él, en el fin agarraba su plato. Ah, era una vida durita. Pero, pos, . . . imagínese cómo allí, unas cinco mil personas, si estaba esperando Ud. una carta de su México, no la podía ver en toda la noche. Porque el cartero, cuando llegaba, llegaba con unos de estos, estos de cartas, el buzón era un bote, así de grande. La llenaba y llegaba Ud. a ver sus cartas en la noche, se podía decir no hay gente, ¿verdad? Toda la noche. Uno agarraba un (unintelligible), las veía y las tiraba; Ud. agarra otra., la veía y la echaba cuando veía a sus cartas. Era terrible. Era muy, uh, difícil. Allí cuando entraba uno de allá, la primera cosa que le hacían era estos gringos. Abren la puerta del alambre, y, eh, tenía una puerta chica; y había una línea, ¿verdad? Y había una casita chiquita. Así que entraba como una persona y ya que estaba allá adentro, con una manguera con polvo, y el polvo entrar, quita (indecipherable) el sombrero y le abocaba la manguera.

PF: ¿Con ese, ese polvo blanco?

JG: Sí, el polvo blanco. Y luego salía a la otra puerta. Y hace abrochar a Ud. así un poquito las aflojaban la ropa, o se sacudía un poquito. Y se subía al camion (unintelligible) allí también de la escuela. Y de allí de la entrada a donde estaba el centro donde era la contrata. Arreglaba sus permisos, sus contratas. Allí poniendo fila de gente, toda, a todos que llegaron. Y luego lo tenían letreros, y aquel día una . . . .a todo les hacía un físico terrible, más peor que en México. Y salía una y luego lo mandaban a comer. Pues eso y le daban buen noche; Y ya salía uno con sus papeles y nos echaban al camión arriba. Le daban un sandwich mejor pues tu me sandwich que uno quería, un sandwich de baloney con queso, un cubito de naranja como así grande.

PF: Mmhmm.

JG: Me acuerdo que llegamos al campo donde íbamos a vivir,que eso fue ese, este lugar, San Luis Rey que estaba junto de (unintelligible) central. Estaba el campo grandecito pero no más llegamos allí otra vez cambiaron más, la llegaba era allí. No sé por qué no estaba listo ahorcita. Y por las ventanas para como ahoracita en las ventanas, ¿verdad? Yo veía caras de gente asomándose.

PF: ¿Oh, sí?

JG: Asomándose. A ver no sé porque para cuando diez de la noche cuando llegamos allí. Y los otros estaban riendo nosotros allá en el field porque esos que no estaban viendo y nos tocó a nosotros que llegamos a unos ir a trabajar juntos.

PF: Mmhmm.

JG: Dicen hombre, dice parecer que se veían riendo de a mí.

PF: ¿Y eran, eran mexicanos ellos?

JG: Sí, eran . . . (laughter) (background noises and voices)

JG: . . . . era . . . . ella. . . .

PF: Él y ella vienen por los, por las, los, uh . . .

JG: . . . ratito libre . .. . . era muy curioso. Estas personas que nos daban de comer y los llevaban, el cener, el señor y un muchacho y era hija de él, o nieta, no sé qué era ella. Y nos daban un poquito de comida. Eso sí nos daba un poquita. Aguantaba. Estaba la tienda cerca si yo iba y traía . . . . no más.

PF: Mmhmm.

JG: . . . . ¿Está grabando?

PF: No.

JG: . . . . No, no,no, no, . . . . era . . . . nosotros nos pasamos terribles ratos.

PF: Sí, yo pienso eso. ¿Sabes que hay un libro . . .